Martes, 21 de diciembre de 2010

Aunque se dice que este incidente fue cuidadosamente estudiado y confirmado en su tiempo, est? lejos de constituir una buena evidencia, pues se desconoce la identidad de su autor. En contraste, el siguiente sue?o fue descrito por un gran escritor, Charles Dickens:

So?e que ve?a a una dama con chal rojo de espaldas a m?. Cuando se volvi? advert? que no la conoc?a y dijo: "Soy miss Napier". Mientras me vest?a, a la ma?ana siguiente, pens?: ?qu? cosa m?s absurda tener un sue?o tan preciso acerca de nada! Y ?por qu? miss Napier? Jam?s hab?a sabido de ninguna miss Napier. Aquel mismo viernes por la noche estuve leyendo en la sala y despu?s entraron miss Boyle con su hermano, y la dama del chal rojo, que me presentaron como "miss Napier".

Estos sue?os, como indica Dickens, son muy detallados, o bien presentan alguna cualidad especial que les es propia. El doctor Walter Franklin Prince, cl?rigo e historiador americano, y brillante investigador ps?quico, contaba que en el transcurso de su vida tuvo cuatro sue?os que, comparados con el resto, son "como la noche al d?a". Las im?genes en estos sue?os eran extraordinariamente reales y las emociones que produc?an, intensas. Este es el relato de uno de sus sue?os:

Estaba mirando un tren cuya cola sal?a de un t?nel. De pronto, para mi horror, otro tren se arroj? sobre ?l. Vi arrugarse y amontonarse los vagones, y de entre la masa de restos sal?an los gritos agudos y agonizantes de los heridos... Luego lo que parec?an ser nubes de vapor o humo se incendiaron y los gritos de agon?a aumentaron. En este instante mi esposa me despert?, preocupada por mis gritos angustiados.

A la ma?ana siguiente ocurr?a en Nueva York, a 125 km. de distancia, una cat?strofe ferroviaria. Cuando el doctor Brice ley? las cr?nicas de los peri?dicos qued? sorprendido por la similitud de muchos detalles: los trenes colisionaron a la entrada de un t?nel, los conductos de vapor reventaron y se produjo un incendio, etc?tera.

John W. Dunne, ingeniero aeron?utico brit?nico, estaba intrigado por sus propios sue?os que, con frecuencia, parec?an predecir acontecimientos futuros. En su libro AN? experiment with time (Experimento con el tiempo, 1927) describi? meticulosamente algunos de ellos. El siguiente, ocurrido en oto?o de 1913, es un ejemplo t?pico:

La escena era un terrapl?n con una v?a de ferrocarril. Supe entonces que el lugar se encontraba al norte del puente de FirthForth, en Escocia. Al pie del terrapl?n hab?a una senda, por la que la gente paseaba en peque?os grupos. La escena se repiti? algunas veces, pero en la ?ltima vi que un tren que iba en direcci?n norte hab?a ca?do por el terrapl?n. Vi varios vagones cayendo y bloques de piedra rodando.

Trat? de fijar la fecha, pero todo lo que pudo conseguir fue localizarla en la primavera siguiente (a mediados de abril).

El 14 de abril de 1914 el tren-correo "El escoc?s volador" salt? el parapeto cerca de la estaci?n de Burntisland, 24 kil?metros al norte del puente ?Forth, cayendo sobre el campo de golf desde 6 metros de altura.

Recientemente se han instalado en diversos lugares del mundo oficinas para recoger las premoniciones del p?blico, en un intento de contrarrestar la opini?n de que estos relatos s?lo se conocen despu?s de que los hechos hayan ocurrido. La Oficina de premoniciones de Toronto, recibi? el siguiente relato de una premonici?n que, como muchas otras, tiene su origen en un sue?o.

La se?ora Zmenak so?? que recib?a una llamada de la polic?a. Le dijeron que su marido llegar?a a casa algo m?s tarde porque se hab?a producido una muerte; luego vio un cuerpo sin piernas. Al despertar estaba segura de que su esposo no iba a morir, pero S? de que alguien morir?a si ?l sal?a de casa al d?a siguiente. El esposo desestim? la advertencia.

De regreso a casa, el coche del se?or Zmenak sufri? una aver?a y se detuvo. Mientras ?l iba a telefonear, un coche de la polic?a se detuvo para comprobar lo que hac?a, y tambi?n se detuvo otro coche al otro lado de la calzada. Su conductor se hab?a perdido y cruz? la carretera para informarse. El polic?a le indic? la ruta, pero cuando regresaba a su coche fue atropellado y muri? en el acto. Sus piernas quedaron como separadas del cuerpo.

Cuando un sue?o prof?tico coincide con la realidad de una forma tan exacta, se dir?a que durante el sue?o las barreras del tiempo y del espacio se pueden saltar. Como todos dormimos y so?amos, todos tenemos la posibilidad de traspasar esas barreras en alguna ocasi?n.


Publicado por ZAYSHA @ 1:24  | SUE?OS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios